Nuestro paso por Inhorgenta

La semana pasada se celebró la feria Inhorgenta en Munich, feria internacional de joyería de lujo, moda y gemas. Constaba de 6 pabellones en los que se respiraba lujo, arte, elegancia y glamour.

El primer día visitamos el pabellón de la alta joyería: Magníficos stands con espectaculares piezas repletas de brillantes, oro, y clásicos diseños en la joyería más exclusiva y de lujo.

Las alianzas ocupaban gran parte de los stands, cubriendo el sector mayoritariamente por casas alemanas. Las alianzas clásicas quedaron atrás para dar paso a las más modernas, vanguardistas, combinaciones perfectas, con piedras de ensueño.

Más tarde pudimos pasar al pabellón de joyería de moda y consumo. Más centrada en joyas de plata (aunque también pudimos ver oro en muchas marcas), y con diseños más implantados en el mercado y fáciles de acceder al mercado de consumo. Color color y más color. Las joyas con piedras de colores destacaban sobre todo lo demás. Todos los escaparate tanteaban la próxima llegada de la primavera, y el público, con ganas de recibirla, nos parábamos en cada una de ellas.

Entre joyas y más joyas, se abre un foco de luz que ilumina un espectacular vestido de novia, cubierto de brillantes, donde todas las mujeres (y muchos hombres) se paraban a admirar esta maravilla de la costura-joyera.

Han sido muchas marcas las que han apostado por los stackable rings: pequeños y finos anillos con piedras naturales de colores. Lo ideal son tres anillos combinados entre sí. Nos quedamos maravillados con esta tendencia que seguro pegará fuerte esta próxima temporada.

Por supuesto la joyería fina y delicada desbanca a la oversize y tendencia XXL. La delicadeza viene repleta de joyas con cadena finísima, bien en cadenas como en pulseras, con un pequeño motivo central, que van desde corazones, nombres, hasta cruces, calaveras o animales. También los anillos, compuestos por un motivo o icono central sujetado por un hilo de metal (plata en su gran mayoría). Los baños estrella siguen siendo el dorado y el oro rosa. Serán tendencia total en primavera verano, y vemos que la pura plata queda abandonada, salvada únicamente por aquellas piezas que comparten protagonismo con piedras de colores.

La mezcla de materiales es otro concepto importante que no pasó desapercibido en la feria. Finísimas cadenas de plata entrelazadas con pulseras de cuerda y piedras naturales. Collares de sedas y cuerdas de colores adornadas con perlas o piedras naturales, combinando con piezas de plata.

Como siempre, los monstruos de la feria fueron las grandes casas relojeras. Entre ellas, los imponentes Fossil y Casio. Grandísimos complejos donde gran parte del personal de cada casa nos atendían a las mil maravillas.

También tuvimos ocasión de ver una pasarela estática, con “modelos” que desfilaban con prendas y piezas de DKNY, Dolce Gabbana o Michael Kors.

Pabellones más distendidos son los que nos quedaron para los últimos días: gemas de todos los tipos, colores y procedencia se dejaban ver en uno de los pabellones, visitados por fabricantes y diseñadores de joyas de todas partes, entusiasmados por encontrar las piedras perfectas para la elaboración de sus imaginaciones joyeras.

Por último, los jóvenes o nuevos diseñadores, que sorprendían con sus vanguardistas, increíbles e inimaginables diseños de joyas, creadas a partir de cualquier tipo de material: desde guantes de goma hasta clips o tubos de caucho.

El remate de cada jornada llegaba con una espectacular fiesta afterwork, donde una música con perfectas versiones de Lenny Kravitz o Cold Play amenizaban el anochecer y el rato de copa de cava y networking de la feria. Una manera inmejorable de acabar una larga jornada de trabajo ferial.

Ver vídeo: afterwork inhorgenta

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.