Foto Laura Ledesma

Os hemos hablado en otras ocasiones de las propiedades de protección espiritual y de carácter de leyenda que tiene el Eguzkilore, pero lo que quizás no sepáis es que además es también beneficioso a nivel físico.

La planta, también conocida como carlina angélica o cardo dorado es habitual en las montañas y prados de Europa central y los Pirineos.

Sus principales aplicaciones, en el campo de la salud, derivan de su aceite esencial que presenta agente antibióticos. Destilando su raíz se consiguen remedios naturales para problemas como los eccemas, el acné, la gripe o algunos problemas estomacales. De todas formas, hay que mirar bien la forma de utilizarlo para ingerir, ya que una cantidad excesiva puede ser perjudicial al provocar vómitos.

Aún así, en Italia, por ejemplo, es utililzada en la cocina y su corazón, que es la parte que se come, se conoce como el “pan de los cazadores” y su gusto es similar al de las almendras o avellanas.

Aunque no son las únicas aplicaciones que se le dan a esta planta, ya que en zonas rurales se utiliza como un barómetro natural, ya que los cambios meteorológicos afectan a la forma de sus hojas.

Y si verlo en plata y sus propiedades aún no os habían convencido, también ha sido utilizada en algún momento de la historia para preparar un agua destilada a la que se le atribuye un efecto afrodisíaco.

Debido a sus múltiples cualidades y, en parte, también porque es una flor con un gran valor decorativo, ya que no pierde su belleza con el paso del tiempo, estuvo casi al borde de la extinción por su masiva recolección, de ahí que en algunos países sea una especie protegida. Aún así, si quieres hacerte con uno, aunque sea en su versión en joya, pásate por cualquiera de nuestras tiendas.

3 pensamientos en “La otra cara del Eguzkilore

    1. Eguzkilore

      ¡Ese dato no lo teníamos! Lo que sí que es cierto es que su aceite esencial se utiliza para problemas de piel como los eccemas y el acné, así que tal vez sí que es beneficioso para la caída del pelo. Seguiremos investigando…

  1. Pingback: Protección para los “txikis” | La suerte se lleva

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.